Fotógrafos de Churubamba, tradición viva de La Paz

ESTUDIO FOTOGRÁFICO AMBULANTE, UNA CARACTERÍSTICA DE CHURUBAMBA.

• Don Gregorio Alcón Beltrán afirma que la profesión de retratista callejero morirá con ellos porque ya no es rentable.

Un espacio de La Paz donde se guarda un testimonio de la tradición viva de los paceños es la antigua “Churubamba” ahora conocida como la Plaza Alonso de Mendoza que es el lugar de trabajo de fotógrafos quienes con mecanismos para retratar provenientes del siglo pasado, se ganan la vida y le dan un especial matiz a esta plaza.

“¿Quién no habrá pasado por acá para hacerse retratar?”, pregunta

Don Gregorio Alcón Beltrán, un fotógrafo de 75 años, quien recuerda que en esta plaza vivió los momentos más exitosos de su vida y además se constituye en un “anecdotario parlante” de hechos que acontecieron en La Paz del pasado.

UNA HISTORIA

Desde 1947 Gregorio tiene esta ocupación que inicialmente le fuera inculcada por un tío que aprendió a retratar durante la Guerra del Chaco, empero, la Casa Kodak a la cabeza de Marcos Kavlin, le abrieron las puertas de par en par, para que aprenda los pormenores de este arte.

Recuerda que desde muy joven recorrió varios lugares del país con su “polaroid” en mano, para estampar momentos felices para mucha gente que requería sus servicios, para que acompañe fiestas, bautizos y muchos acontecimientos más.

“Con mi cajoncito ambulante fui por muchos lugares como Viacha, Villazón, Moxos, Tupiza, Atocha, Aguas Calientes, frontera con Chile, Nor Yungas, Sud Yungas y otros lugares, iba a las fiestas no me preocupaba porque había bastante material que nos daba don Marcos Kavlin, él fue el inventor de estos equipos ambulantes por eso nos daba el material a todos los sindicalizados a un precio económico”, dijo.

Relató que hace mucho tiempo, cuando los barcos Ollanta, Koya, Inca y Yavarí visitaban el Puerto de Guaqui estuvo presente para fotografiar a los marineros y a los barcos, que en esos tiempos eran la fascinación de todos, ya que “eran grandes y de ensueño”.

Los cuarteles lo requerían mucho, pues era él quien tomaba las fotos de los soldados para que se queden plasmadas en su libreta de Servicio Militar. Rememoró con mucho cariño a un comandante del Regimiento Castrillo de Guaqui, el cual pedía una atención especial para su persona, y él terminaba muchas veces “ranchando” con los soldados.

AL PASO DEL TIEMPO...

Con el tiempo el trabajo empezó a cambiar y las primeras cámaras que tenían se fueron volviendo obsoletas ya que en muchos casos fueron reemplazadas por las cámaras instantáneas a color, de todo modelo y marca.

Lamentó que ya no existan las fotos en blanco y negro pues éstas son mucho más elegantes, “ahora estamos con todo a color, ya no hay mucho blanco y negro y si hay cuesta más caro” dijo.

“Ya no podemos hacer trabajos por las provincias, no podemos salir a las fiestas, las cámaras cuestan más caro, muchos fotógrafos se han retirado porque ya no hay trabajo” acotó.

Finalmente apuntó que “en muchos casos la profesión muere con ellos porque las nuevas generaciones ya no siguen esta actividad porque no es económicamente rentable y la clientela es reducida”.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Principales barrios y zonas

Himno Paceño

Los mil sabores paceños